Optimizar imágenes de tu blog, lo que no hay que hacer

Aprende a optimizar las imágenes de tu blog – I

 

Lo que NO debes hacer

Un blog debe ser una herramienta que, a la vez de utilizarla para informar, documentar, o expresar nuestros deseos y sentimientos, nos sirva para posicionar mejor nuestra web personal o de empresa, aparte de para muchas otras cosas. Pero, sobre todo, debe ser “contenido”. Y con esto, quiero decir que debe mostrar contenido apetecible, amigable a la vista, que entre por los ojos. Atrás quedaron ya los blogs con artículos donde se mostraban infinitas listas, tablas “requetebordeadas” o textos bíblicos huérfanos de párrafos. Hoy en día, lo que hace mal a los ojos dura en nuestras pantallas lo que se tarda en hacer clic.

Por eso, todo blog que se precie debe llevar en sus artículos elementos que hagan más fácil su lectura y que no ahuyenten al personal tras tan terrorífica visión. Un elemento indispensable para evitar esto es incluir imágenes a los artículos. Pero, ¿vale cualquier imagen? ¿Puedo poner cualquiera? La respuesta es rápida: NO.

Pero las respuestas rápidas no dan detalles, y los necesitamos. Así que antes de entrar en las mejores prácticas para insertar imágenes en tu blog, vamos a ver aquellas que deberías evitar.