¿Tú o usted? El tratamiento de cortesia en una web

Recientemente, trabajando los contenidos de un cliente, surgió un pequeño e interesante debate entorno al tratamiento que debíamos dar al lector. ¿Tú o usted? ¿Y dónde y cuándo? ¿En el copy de la web? ¿En el blog? ¿En ninguno? ¿En ambos?

Por supuesto, no hay una norma firme escrita en ninguna parte respecto a esta cuestión. Pero quiero dejar aquí algunas reflexiones sobre el tema, que quizá te ayuden si en algún momento dudas sobre esta cuestión, o si ni quiera te lo habías planteado… y crees que deberías.

Blog de empresa

Lo que has de saber si quieres lanzar un blog de empresa

En internet abunda la buena información. Aún abunda más la mala, como siempre ocurre, pero tienes una mina de muy buena información sobre casi todo.

Si tienes una web de empresa, es posible que te hayas planteado abrir un blog. Habrás buscado información al respecto, y habrás leído que sí, que un blog es una maravilla, muy útil, etc.

Ok.

Todo eso está muy bien.

Realmente se le puede sacar muchísimo partido a un blog. Pero antes de embarcarte, hay una serie de cosas que debes tener claras.

Enlaces rotos

Acaba con los enlaces rotos de tu blog

Los enlaces rotos son una de esas pequeñas maldiciones de cualquier web o blog que debes tener siempre bajo control. Por un lado, por respeto al usuario: alguien que encuentra un enlace y al seguirlo llega a ninguna parte, no se siente contento precisamente. Es lo que se llama una “mala experiencia web” (en ese lenguaje tan solemne que utilizan a veces los e-marketers).

Por otro lado, tampoco le gusta a Google. Sus bots viven de saltar de enlace en enlace, así que cuando se pegan un porrazo con un error 404, digamos, valoran peor tu página web, lo que puede reflejarse en tu posicionamiento.

Así pues, ya sabes: mejor que no haya ni un link roto. Lo bueno es que controlarlo es muy sencillo. Vamos a verlo.

Optimizar imagenes para blog

¿Cueces o enriqueces? Enriquecer y optimizar articulos de blog

 

Optimizar, optimizar, optimizar. Siempre estamos hablando de optimizar artículos. Y es correcto: un artículo no optimizado es una planta potencialmente hermosa y productiva a la que apenas riegas y nunca abonas. Hay que darle vidilla a los artículos, y para eso tienes que optimizarlos. Por ejemplo, vigilando las keywords que eliges y dónde las colocas. O cómo las escribes, algo sobre lo que hablamos en una serie de artículos en este mismo blog.

Pero para que un artículo de blog te salga redondo no basta con escribirlo, optimizarlo, y dejarlo cocer a fuego lento y captando tráfico. Puedes, y debes, enriquecerlo. Que es como optimizarlo… pero ir un poquito más allá.

¿Qué mensaje estás dando con tu blog?

Cada vez más empresas comprenden la necesidad de incorporar un blog a su presencia digital. Bien llevado, supone muchas ventajas tanto de cara al usuario (contacto, feedback, transmisión de mensajes, captación, fidelización) como de cara al posicionamiento en Google.

Ahora bien, la clave es esa: que esté bien llevado. A todos los niveles: usuario y buscador. Muchas veces encontramos blogs muy interesantes, y que piden a gritos una optimización inexistente. Pero aún más veces encontramos blogs construidos por y para el posicionamiento en Google, y cuyos contenidos o no transmiten nada, o lo que transmiten no es útil, o simplemente transmiten dejadez.

El primer caso es más fácil de solucionar: si el contenido es bueno, optimizarlo para Google no es difícil (aunque eso nos va a dar para otro artículo, me temo). Al revés es otro cantar, ya que implica que el problema no es la forma en que se presentan los contenidos, sino los contenidos mismos. Y eso conlleva más trabajo, y sobretodo, una reflexión que debes hacerte: ¿qué mensaje quieres dar con tu blog?

Como escribir las palabras clave de tus articulos

¿Cómo escribir las palabras clave de tus artículos?

 

Parte II: conectores y partículas

Hace unas semanas publicamos un artículo sobre cómo escribir las palabras clave de los artículos en un blog. Allí nos centramos en dos aspectos cruciales:

  • Distinguir entre los dos niveles textuales del blog: el destinado al buscador, y el destinado a las personas (y el buscador).
  • Escribir con faltas de ortografía: vimos dónde resultaban más o menos tolerables pensando en la optimización SEO.

Esta segunda entrega la quiero dedicar a un asunto muy relacionado con las faltas de ortografía, pero que está más ligado a nuestra percepción de los conceptos clave que no a simples errores.

Como escribir palabras clave

Cómo escribir las palabras clave de tus artículos

 

Parte I: niveles textuales y faltas de ortografía

Hace tiempo que quería escribir un artículo sobre el uso de las palabras clave en los artículos de los blogs y las webs en general. Desde que me dedico a redactar contenido orientado al posicionamiento SEO, me he ido encontrando de manera habitual con un pequeño dilema: ¿cómo escribir las keywords? ¿con faltas de ortografía o sin ellas? ¿con partículas? Artículos, preposiciones… ¿debemos usarlas, o no? ¿Cuándo? ¿Dónde?

Algunas de estas preguntas tienen respuesta fácil, es decir, más o menos demostrada. O irrelevante.

Otras, siguen siendo para mí un misterio, y me corroen las dudas cuando tengo que elegir en un artículo.

Así que vamos a desarrollar un poco estas cuestiones. Dedicaremos este primer artículo a identificar los niveles textuales de la web, y al tratamiento que podemos darle a la ortografía en todos ellos. El segundo lo dedicaremos a los conectores y la gramática, y veremos algunas maneras de jugar con el texto a nuestro a favor.

Contenido para blog

Redactar contenidos en un blog: el arte de cazar al escaneador fugaz

Uno de los problemas habituales cuando mantienes un blog, es saber si retienes la atención de tus lectores. ¿Les gusta tu contenido? ¿Se lo leen hasta el final? Una forma de estudiar este problema es analizando la tasa de rebote (es decir, cuántos usuarios entran en tu blog y salen en apenas unos segundos). Pero ojo con la interpretación de estos datos, porque un rebote puede tener muchos motivos: que no fuera lo que el usuario estaba buscando, que el título no le dijera nada, o incluso que el blog tardara demasiado en cargar.